Aditivos en la fabricación de hormigón

Aditivos en hormigón

Los aditivos se añaden en la fabricación del hormigón para conseguir dar a este producto un resultado específico. Siendo su porcentaje muy pequeño, en relación al resto de componentes del hormigón, su aporte es esencial para lograr el objetivo que busca el constructor.

Tal y como se publica en la Web de ANFAH, Asociación Nacional de Fabricantes de Aditivos para Hormigón y Mortero, según la norma UNE. EN 934-2, los aditivos se definen como: Producto incorporado en el momento del amasado del hormigón en una cantidad no mayor del 5% en masa, con relación al contenido de cemento en el hormigón, con objetivo de modificar las propiedades de la mezcla en estado fresco y/o endurecido.

En los últimos años se han completado una gran cantidad de normas UNE entre las cuales se encuentran la clasificación de dichos aditivos. Los de uso más generalizado son:

  • Reductores de agua (fluidificantes): aquellos cuya función principal es la de disminuir el contenido de agua para una trabajabilidad dada, aumentar la trabajabilidad para un mismo contenido de agua sin producir segregación u obtener ambos efectos simultáneamente.
  • Superfluidificantes (Superplastificantes): definidos con los mismos efectos que los anteriores, pero con unas características más considerables.
  • Acelerantes de fraguado: cuya función principal es reducir o adelantar el tiempo de fraguado del cemento (principio y final), que se encuentra en el hormigón, mortero o pasta.
  • Retardadores de fraguado: aquellos que retrasan el tiempo de fraguado (principio y final) del cemento, que se encuentra en el hormigón, mortero o pasta.
  • Aceleradores de endurecimiento: utilizados para aumentar o acelerar el desarrollo de las resistencias iniciales de los hormigones, morteros o pastas.
  • Hidrófugos (Repulsores de agua): cuya fución principal es disminuir la capacidad de absorción capilar o la cantidad de agua que pasa a través de un hormigón, mortero o pasta, saturado y sometido a un gradiente hidráulico.

Además de otros como: Inclusores de aire, generadores de gas, generadores de espuma, desaireantes o antiespumantes, generadores de expansión, aditivos para bombeo, aditivos para hormigones y morteros proyectados, aditivos para inyecciones, colorantes, inhibidores de corrosión y modificadores de la reacción álcali-áridos.

En cualquier caso, los aditivos deben responder al objetivo para el que han sido desarrollados cumpliendo con todas las exigencias marcadas en la normativa correspondiente, y por supuesto en la Instrucción del Hormigón EHE.

Gestobetón contempla en sus desarrollos de sistemas de gestión el empleo de los aditivos en todo lo que afecta a dicho programa: generación de tarifas, fórmulas, compras, stocks,...