• Inicio
  • Actualidad
  • Solucione la problemática de la gestión del transporte del hormigón

Grafeno, nanotecnología y hormigón

Hormigón

Los materiales de construcción evolucionan en función de los avances tecnológicos y la inversión en investigación, innovación y desarrollo. Gracias a la nanotecnología se han realizado pruebas con hormigón en el que se ha incluido grafeno y los resultados están siendo, en general, positivos.

Según se informa en varios medios del sector se ha experimentado con hormigón tradicional al que se le ha añadido grafeno logrando un producto más resistente, duradero y sobre todo más valido para ser empleado en ambientes en los que la resistencia al agua es importante. Gracias a la nanotecnología este desarrollo ha sido posible.

Lo curioso de este asunto es que el hormigón lleva siglos empleándose como elemento constructivo y lejos de desaparecer o de ser susitituido por otros materiales va evolucionando al ritmo de la tencología, añadiendo funcionalidades, siendo más resistente en ambientes en los que antes era débil y, en definitiva, adaptándose a las nuevas exigencias y requisitos de la sociedad.

Este experimento con grafeno ha sido desarrollado desde la Universidad de Exeter donde los expertos han aprovechado la nanotecnología para incluir este elemento en la forma tradicional de la fabricación del hormigón. Para los que lo desconocen debemos aclarar que en la fabricación del hormigón es habitual emplear aditivos y/o adiciones que logran modificar la respuesta y el comportamiento del hormigón para darle unas características concretas según cada situación constructiva.

Entre las ventajas que se destacan, además de las ya indicadas de una mayor resistencia en ambientes húmedos, podemos resaltar que su empleo puede reducir el uso de otros materiales que provocaría una mejor fabricación desde un punto de vista medioambiental ya que se calcula que puede reducir las emisiones de carbono de un modo significativo.